8M: Estampas cotidianas de mujer

Loba López

Es una niña, dijo, yo quería un macho, la vistes de rosa, la pones lazos y vestidos, la peinas con trenzas muy apretadas, qué mona, cuidado está creciendo, dijo, le han salido tetas, qué rara está con las tetas y esas patitas tan flacas, es fea, dijo, no llegará a ninguna parte, dijo, para qué va a estudiar, mejor se casa y tiene hijos, pero a ver si encuentra un marido, está muy delgada, dijo, se ha echado novio, ya la tenemos colocada, que se case antes de que se quede embarazada, eso nunca, mi honor es lo primero, mira que es rara mi mujer, dijo, tiene las tetas grandes y las piernas flacas, pero me pone, me pone mucho, qué asco cuando tiene la regla y ahora que está embarazada ni tocarla, qué grima me da, dijo.

Las trenzas me aprietan, el vestido me resulta incómodo, yo solo quiero jugar y se me ven las bragas, los chicos se ríen y ese balón parece tan divertido, pero tengo que estar sentada con las piernas juntas y las manos sobre el regazo, me están saliendo unos bultos en los pecho que me duelen, y pelos, qué vergüenza, mamá me dice que pronto seré mujer, yo no quiero, quiero jugar al fútbol y montar en bici, los chicos me miran y me hacen sentir extraña, también me insultan, me llaman «patilarga», me meten mano riendo, uno me ha dicho que si quedamos, y como papá me ha dicho que tengo que casarme, quedo con él, me caso y tengo hijos, pero yo quiero jugar al fútbol y estudiar y me siento muy pequeña.

Mira esta guarra con la falda corta y la blusa pegada, está buscando guerra, cuando nos quedemos solos, la entro, dijo, ella no lo sabe, pero está deseando que se la meta a fondo, un buen pollazo necesita, dijo, ahí va, la tengo a tiro, voy al ataque, venga, cerda, que te va a gustar, se me resiste la muy cabrona, eso me gusta, es dura de pelar, jajajaja, venga que te rajo las bragas, qué puta, me ha pegado un mordisco, ahora verás, al suelo con ella, la sujeto, dijo, la sujeto y se la meto, así a la fuerza, anda, ahora disfruta zorra, cómo chilla, le tapo la boca, que nos pueden oír, le doy una hostia y se calla, dijo, hala, ya está, qué asco de tía, tiene el culo caído, dijo.

Siempre me está mirando, ya se lo he contado a los compañeros porque tengo miedo,  y se ríen, dicen que a ver qué le habré dicho al pobre, que no me ponga la falda corta, ni la blusa pegada, que le estoy provocando, me gusta mi falda, me gusta ir como yo quiero, pero tendré que tomarlo en cuenta, hoy está muy raro, me mira más de lo normal, qué ganas de irme, pero tengo que acabar y ya todo el mundo se está yendo, solos, yo sigo a lo mío, joder, que viene hacia aquí, no me da tiempo a irme, le tengo encima, le huele el aliento, y sus manos me están sobando sudorosas, qué asco, me hace daño, me retuerce los pezones, me abre las bragas, cuantas manos tiene, le muerdo y me tira al suelo, el techo con los fluorescentes colgando, grito, me duele, escuece, tengo sangre en la boca, en mi interior, se me rasga algo, pierdo la noción del  tiempo, jadeos y empujones, jadeos, empujones… 

Querida oyente, ponte crema, depílate, cuida tu pelo, mejor largo, que a ellos les gusta largo y sedoso, dijo, sé limpia, cuidado con los olores íntimos, que pueden molestar, ten a raya la celulitis, que es muy antiestética, y las estrías, date crema, date crema, dijo, hay que controlar la flacidez, serás admirada por ellos y envidada por tus amigas, un buen cuerpo, ahora con curvas, mañana muy delgado, ahora ponte tetas, dijo, ya no se llevan, quítate los implantes, el culo, bien trabajado, guapa sí, como nosotros queremos, dijo, si no, no eres nada, te dictamos cómo hacerlo, hoy esto mañana, lo otro, estate atenta, imita a las celebritys, dijo.

Estoy muy delgada, no tengo tetas, se ríen de mí, qué curvas tiene Lucía, mañana vamos a la piscina, no me he depilado, me paso la cuchilla y ya está, aunque luego me salgan de punta, he engordado, tengo «michelines», qué asco me doy, no puede verme en el espejo, no quiero que me vean desnuda, así que le digo que estoy cansada, he visto que puedo ponerme tetas y pagarlo en «tropecientosmil» cómodos plazos, ahora se lleva tener culo, voy a comprarme unos pantalones con relleno, joder, qué ansiedad tengo, me como el paquete entero, lo he vuelto a hacer, tengo que vomitar, ya voy a dejar de comer, debo ser perfecta y eso.

Eh, señora, dijo, haga el favor de quitarse de en medio, está usted molestando, dijo, qué torpe, cómo es que conduce un taxi, es mujer y vieja, lo menos tiene 50 años, y está gorda, cómo va a llevar un taxi, dijo, señora, le digo que se quite, no ve que necesito aparcar, mujer tenías que ser, están muy subiditas con esto del feminismo, se creen que pueden hacer lo mismo que nosotros, y eso sí que no, cada uno a lo suyo, dijo, porque si no, esto es un sindiós, les ha dado por estudiar y qué se creen, que van a llegar a presidentas del Gobierno, cada uno a lo suyo, dijo, ellas están bien en casa, como siempre ha sido y será, dijo.

Hoy empiezo en el trabajo, estoy muy nerviosa, soy la única mujer, todos me están mirando, son amables, menos uno, que me dice que no me da un beso de saludo porque las feministas no queremos besos, mal empezamos, sé que les extraña mi edad, ahora hay más jóvenes que hacen este trabajo, pero antes era muy raro, tengo más títulos que ellos, más experiencia y me siento incómoda, como si fuera inferior, que no lo soy, ¿o son ellos los que tienen miedo?, pudiera ser, tengo que demostrar que valgo, me pongo las pilas, comienzo a dar órdenes, imposto un poco la voz para impresionar, ¿pero qué estoy haciendo? Que se pase pronto el día, que no se me note.

Y sigue…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies