Dos poemas de Fernando Barbero

Extendiendo la Idea

Los ríos y el bosque los veían pasar

de pueblo en pueblo alimentando la rebeldía

Viajaban a pie o en carretas amigas

Entraban en el bar de la plaza y pedían una jarra

Buscaban los corazones indignados y revolucionarios

y les hablaban de la Idea, de que eran muchos,

de la red solidaria, del mundo que llevamos dentro,

de la lucha que se avecinaba y de la justicia social

Les mostraba filósofos, libros, cultura, otra historia

Exponían las luchas de otros que eran como ellos

Y la anarquía germinaba en tierra fértil

extendiéndose por la Andalucía jornalera

Cuando partían, en el pueblo quedaba un grupo

reducido en número y poderoso en intención:

eran maestros, albañiles o labradores

y dejaban sus casas para conseguir todo 

A veces, vencemos

Nos lo dicen quienes interpretan la historia:

«jamás vencisteis y nunca ganaréis»

Nos llegan las voces y los ecos

de las batallas, de los combates

Y en los libros mencionan los nombres

de los vencedores: generales, reyes y políticos

Nunca hablan de quienes lucharon

y murieron: soldados y trabajadores

Jamás hablan de quienes empuñaron las armas

e hicieron justicia con los tiranos

Nunca hablan de Angiolillo, Mateu o Durruti

Los nombres que se silencian atruenan

con sus inmortales sílabas

Quico Sabaté, Facerías, Pasos Largos, Ascaso…

pusieron sus pies en el suelo y 

asestaron golpe tras golpe al poder

Laureano Cerrada, Mateo Morral, Pardiñas, Ponzán…

Vuestro recuerdo ha llegado hasta mí

una noche frente a una montaña    

y yo lo transmito para que prosiga

sin detenerse, sin descanso

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies