EL ESTALINISMO DE LA NUEVA IZQUIERDA “AUTORITARIA”

Desde el pasado mes de febrero de 2018 miles de jubilados y pensionistas de toda España están saliendo a las calles de las principales ciudades españolas a manifestar su malestar por la situación en la que se encuentran, demostrando una capacidad de movilización impensable hasta ahora. En pocos meses, se han convertido en protagonistas, junto con el movimiento feminista, de la mayor agitación social producida en los últimos años. Miles de jubilados y pensionistas quieren dejar de ser espectadores y convertirse en actores, exigiendo que se nos tenga en cuenta, de ahí el auge del asociacionismo en el colectivo, con la creación de múltiples plataformas y coordinadoras, tanto a nivel local como estatal, demandando pensiones dignas. Llevamos años en que las pensiones se congelan o se incrementan por debajo del IPC, como las últimas subidas del 0,25, con el correspondiente deterioro de nuestras condiciones de vida, o nos obligan al copago médico, especialmente sangrante para las pensiones más bajas, o escuchando declaraciones de los políticos o gestores financieros en contra de las pensiones, solicitando su recorte o aconsejándonos, como seres privilegiados, vender nuestras casas a cambio de una miseria mientras vivamos, en una estrategia que busca igualarnos a todos, trabajadores y pensionistas, por abajo, por el camino de la pobreza. Estamos hartos de escuchar que los jubilados vivimos muchos años y ello causa un deterioro de la economía. Pero somos el grueso de la población y aunque no participamos directamente en el proceso productivo, si jugamos en la economía “real”, pues somos uno de los principales colectivos que consumen, acto fundamental para que una economía funcione y se genere riqueza y empleo. Pero no sólo esto. Muchos de nosotros somos el sostén para que nuestros hijos, con la ayuda económica que les aportamos a su exiguo salario, el que lo tiene, puedan sobrevivir o conciliar la vida laboral y familiar, con nuestro apoyo en la crianza de nuestros nietos. Por ello, miles de jubilados y pensionistas hemos dicho ¡basta¡ y hemos salido a la calle, a manifestar nuestro hartazgo por la situación descrita Hoy por hoy no existe un colectivo tan numeroso (en torno a 9 millones de pensionistas, el 20% de la población total del Estado español) y tan maltratado por los poderes económicos y los políticos, que sólo se acuerdan de nosotros en época electoral, sabedores del potencial en número de votos que suponemos. Pero estar viviendo este prolongado período electoral (elecciones estatales, autonómicas, locales y europeas) está mostrando al otro enemigo que tenemos los pensionistas en las plataformas y organizaciones que se están creando para organizarnos: los elementos de la izquierda “autoritaria” que sólo nos ven como un granero de votos. Todos los lunes en las “Asambleas” de la Plataforma de Jubilados y Pensionistas que se organizan en Aranjuez, como parte integrante de la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones, los compañeros de la CNT que acudimos podemos observar como estas “vanguardias” que quieren 2 dirigir y controlar las asambleas, que ven a los pensionistas como una “masa” amorfa, a la que hay que “convencer” (sacarles de su ignorancia) para que voten al “partido” (el suyo). Valga como ejemplo que esta mañana han boicoteado la intervención de un compañero que estaba en el uso de la palabra y le han quitado el micrófono para que no pudiera hablar. Pero, frente al bombardeo constante en las “Asambleas” solicitando votar masivamente en las próximas elecciones a los partidos que ellos representan, los compañeros de la CNT, afiliados al Sindicato de Oficios Varios de Aranjuez, estamos desmontando el intento de esta izquierda autoritaria de controlar el movimiento pensionista para sus fines electorales. Mostramos a los pensionistas que existe otra manera de ver las cosas, otro lenguaje, otra forma de organizarse: asamblearísmo, autogestión y democracia directa. Aunque nuestra actividad en la Plataforma es boicoteada por parte de estos elementos de la izquierda autoritaria, que maniobra constantemente para controlar la “Asamblea” hemos intervenido para hacer públicas una serie de propuestas: eliminar el Pacto de Toledo, participación de los/las pensionistas en el nuevo organismo que se cree, “autogestión” de los recursos de la Seguridad Social, etc. Al mismo tiempo, seguiremos denunciando las manipulaciones de estos estalinistas de nuevo cuño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies